Buscar este blog

lunes, 19 de diciembre de 2016

Contra el sedentarismo: 8 ideas para moverte sin ir al gimnasio

Salud/FitnessMás de la mitad de la población argentina es sedentaria. Solo se necesitan 150 minutos de actividad física moderada a la semana para dejar de serlo. Cómo sumarlos.

Por:Florencia Cunzolo


Un cambio saludable: usar las olvidadas escaleras fijas en lugar de las mecánicas.
Un cambio saludable: usar las olvidadas escaleras fijas en lugar de las mecánicas.
Para no ser sedentario no es necesario matarse en el gimnasio. Tampoco convertirse en un integrante más de la tribu runner. Ni siquiera saber de qué va una clase de zumba. Lo único que hay que hacer es sumar minutos en movimiento. Sí, minutos. Con 150 a la semana (distribuidos a gusto) de actividad moderada basta para no ser parte de la estadística que indica que más de la mitad de los habitantes del país son inactivos. La falta de tiempo es la principal barrera esgrimida por los que se mueven entre poco y nada. Pero el mínimo de actividad física requerida para pasarse al bando activo puede cumplirse dentro de las largas jornadas laborales, de estudio o de obligaciones varias.
“La actividad física es acumulativa. Los que no van al gimnasio porque no se lo bancan, porque no pueden pagarlo o porque no tienen tiempo para ir, deben saber que pueden hacer cosas desde lo cotidiano. Si entre el viaje y el tiempo que estás en el trabajo la jornada laboral te lleva unas 12 horas, todo lo que puedas sumar en ese tiempo puede llegar a compensar lo que no hacés en una hora de baile, en 45 minutos de spinning o en una hora de pesas, porque vas sumando movimiento a lo largo del día. No es necesario hacerlo de corrido”, explica a Clarín el profesor de educación física Sergio Verón.


Llegar a punto al verano, que la malla luzca mejor, o bajar la barriga para entrar en el pantalón que junta olor a humedad en el placard. Se trata también de eso. Pero no únicamente. El sedentarismo no impacta solo en la cuestión estética, es antes que nada un serio problema de salud pública que genera una elevada carga de enfermedad, discapacidad y muerte. En Argentina, de acuerdo a cifras del Ministerio de Salud, mueren anualmente unas 39.000 personas de entre 40 y 79 años a causa de la inactividad física. Es que la práctica regular de ejercicio reduce la incidencia de enfermedades cardiovasculares, ACV, hipertensión, diabetes, obesidad, osteoporosis, algunos cánceres (como mama y colon) y disminuye el riesgo de sufrir depresión, entre otros beneficios.
Más ciudades, más autos, jornadas laborales extensas, el uso de computadoras en los lugares de trabajo y la aparición de tecnologías que favorecen el entretenimiento puertas adentro son algunos de los cambios socioculturales y del entorno que vienen generando un terreno propicio para que las personas cada vez se muevan menos. En el escenario actual puede resultar más difícil moverse que hace algunas décadas, pero no imposible.



Según el Manual Director de Actividad Física y Salud argentino -elaborado en base a recomendaciones internacionales-, los beneficios para la salud se obtienen a partir de 150 minutos, es decir, dos horas y media de actividad moderada (sin agitación) a la semana; o de 75 minutos de actividad intensa; o de un mix entre ambas. También se deben realizar tareas de fortalecimiento muscular al menos dos veces por semana.
Los que no quieran/puedan ir al gimnasio o practicar algún deporte, pueden arrancar con una caminata enérgica de 10 minutos, tres veces al día, cinco días por semana. “Es mejor dividir la actividad durante la semana, y también es posible fraccionarla a lo largo del día en un esfuerzo moderado o intenso de por lo menos 10 minutos cada vez”, especifica el manual.
Sergio Verón es especialista en obesidad. Como jefe de Actividad Física de la Clínica de Nutrición y Salud Alberto Cormillot está acostumbrado a poner en movimiento hasta a los más renuentes. “Yo puedo fracasar enormemente en que se anoten en un gimnasio o que vayan a la pileta. Por vergüenza, falta de tiempo, falta de dinero, 'no tengo ropa, hace mucho frío, mucho calor, me queda lejos'. Puedo nombrar 100 excusas. Pero no hay forma de que se resistan a lo cotidiano”. Aquí, algunos de sus consejos para sumar minutos en la rutina diaria.

DURANTE LA JORNADA LABORAL
 Sumá pasos antes y después. “Se calcula que una persona caminando a un paso moderado a rápido tarda un minuto por cuadra. Supongamos que de casa al subte, al tren o al colectivo tenés tres cuadras. A la ida y a la vuelta, ya sumás seis minutos. Otras tres cuadras hasta el laburo: tenés 12. Solamente en ir y volver del trabajo”, dice Verón, que también aconseja bajarse una parada antes para caminar un poco más.
Elegí siempre la escalera. Evitar el ascensor y la escalera mecánica es una sana elección (“Dos pisos al menos. Si cuesta más subir que bajar, hacelo en bajada. Si te da lo mismo, subí.”)
Los especialistas recomiendan levantarse periódicamente del escritorio y caminar.
Los especialistas recomiendan levantarse periódicamente del escritorio y caminar.
Caminá en la oficina. “Dejá de comunicarte con tus compañeros a través de la computadora. Levantate, caminá hasta su escritorio y hablables personalmente.” El entrenador aconseja, además, trasladar cosas cada vez que uno se mueve (una botella de agua, un libro, una carpeta). “Levantar objetos hace que se fortalezca el tren superior”.
Movete en la silla. El estar mucho tiempo sentado puede provocar calambres, dolor de piernas, inflamación. “La sangre hace todo un recorrido. Va para abajo pero tiene que volver a subir. Al estar tantas horas quieto, queda abajo en las piernas y por eso hay mayor inflamación, retención de líquidos y posibilidad de calambres. Eso se puede prevenir con la realización de una simple sesión de ejercicios de tres minutos a cada hora. Sentados en la silla, con el talón apoyado en el suelo, hay que subir y bajar la punta del pie como si se apretara un pedal de las viejas máquinas de coser. Eso estimula la circulación y hace que la sangre vuelva a ir hacia arriba. Van a tener menos posibilidad de várices, inflamación y dolor y, al ser las piernas una bomba de sangre, el ejercicio estimula la frecuencia cardíaca y aumenta el gasto calórico en estado de descanso.” Es útil pautar recordatorios en la computadora para no olvidarse de realizarlo. Variante: se puede pisar algo blando, como un mini-almohadoncito, para además sumarle algo de resistencia al ejercicio.
EN CASA
Recuperá una actividad en desuso. El delivery, las compras por Internet, el lavadero de autos, el paseador de perros: servicios y oficios que reducen esfuerzos. “Seleccioná una actividad que hayas dejado de hacer y volvé a practicarla. Arreglá las macetas del balcón. Por más que tengas empleada doméstica, pegale una barrida a toda la casa. Agarrá a tu mascota y sacala a pasear. El fin de semana andá a las ferias y generá actividades para salir en familia, porque para los chicos es importante compartir un espacio y moverse”, aconseja Verón, que es además es uno de los responsables del programa Aulas en Movimiento.
Limpiar es una alternativa para quitarle minutos al sillón.
Limpiar es una alternativa para quitarle minutos al sillón.
Bailá. Cada tema musical dura aproximadamente 3 minutos. Es una forma divertida de sumar tiempo en movimiento.
➐ Armá tu kit de caminar. “Teléfono en mano. Cargatelo de la música que te gusta. Llevate una botellita de agua. Andá al baño antes de salir. Son todas cosas que ayudan a no abandonar. Preparate para no fracasar en el intento”.
➑ Hacé un inventario de tu “gimnasio” domiciliario . Un toallón, la escalera, un escalón, una manta para tirar al suelo, botellitas de agua, libros, una bolsa con un kilo de arroz o de lentejas, tu perro, el medidor de pasos en el teléfono, una pelota, un palo de escoba, la silla. Con todo eso se puede armar una rutina. Las indicaciones del instructor sobre para qué sirve cada cosa:
-Con los paquetes de arroz o los libros hacé bíceps sentado. Si es muy pesado el kilo, agarrás dos latas de tomate.
-Palo. Lo agarrás de los extremos y lo llevás a la nuca. Y así sentado como estás, mirando la tele o leyendo la compu, hacés press militar: estirás los brazos hacia arriba y bajás a la nuca varias veces.
Espinales, para mejorar la postura.
Espinales, para mejorar la postura.
-Manta en el piso. Para hacer abdominales. También espinales: te colocás boca abajo y estirás piernas y brazos (como si fueras Superman volando) y levantás piernas y brazos a la vez. Mantenés unos segundos y descansás. Y volvés a repetir. Eso fortalece glúteos, columna, toda la espina dorsal.
-Silla. Los mismos ejercicios que podemos hacer en el gimnasio en una máquina muy sofisticada se pueden hacer en una silla. Sentadillas: aunque no te des cuenta, hacés sentadillas a lo largo de tu día. Cada vez que te sentás en una silla, en el inodoro. A lo largo del día harás 50. A esas podés sumarle algunas más como ejercicio. ¿Cómo? Sentate y levantate varias veces seguidas. Cuando estés más avanzado, tocá la silla con la cola y subí sin llegar a sentarte.
La silla sirve no solo para el descanso
La silla sirve no solo para el descanso
-Medidor de actividad física. “En el mundo están funcionando mucho las aplicaciones que se descargan al celular y permiten llevar un registro diario del movimiento. Tengo pacientes que llegan a su casa a las 7 de la tarde y el podómetro les marca que solo hicieron 3.000 pasos, entonces empiezan a moverse para sumar. Es una herramienta que trabaja sobre el aspecto motivacional y te permite registrar tus progresos.”

Fuente:http://www.clarin.com/buena-vida/salud/acciones-ponerte-movimiento-ir-gimnasio_0_1704429633.html

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Pensamiento Critico y el Mundo del Trabajo en la Oficina Publica Saludable

Pensamiento Crítico y Mundo del Trabajo ¿Un nuevo ciclo latinoamericano? Mundo del trabajo, conflictos laborales y crisis de hegemonía. 23...